Dividendo

En el corto plazo, el objetivo de la compañía es dedicar los flujos de caja obtenidos a continuar el crecimiento del negocio. El plan de negocio de la compañía no asume la distribución de dividendos hasta que alcance el ritmo objetivo de ventas en 2020 (descrito en la sección-“Business-Run rate operating targets and investment policy” en el Folleto aprobado por CNMV). En el caso de alcanzar dichos objetivos, y sujeto a la disponibilidad de suficiente caja y al cumplimiento de los requerimientos de los acuerdos de financiación (como descritos más adelante), la compañía pretende adoptar una política de dividendos consistente con la de nuestros competidores y un pay-out ratio por encima del 70% de los ingresos netos del grupo. Sin embargo, sujeto a los requerimientos ya mencionados, la compañía podría distribuir dividendos en el año 2019, asumiendo que alcanzara los objetivos de ventas antes de 2020, pero en este caso con un pay-out ratio menor.

En este sentido, cabe destacar que algunos de los acuerdos de financiación de la compañía incluyen provisiones que restringen su habilidad para pagar dividendos y devolver capital a través de reducciones de capital. En la mayoría de estos acuerdos, los pagos de dividendos y devoluciones de capital a través de reducciones de capital están sujetos al cumplimiento previo de los siguientes requisitos: (i) mantener el capital social por encima de los  420 millones de euros y (ii) mantener el ratio deuda financiera neta-patrimonio neto contable por debajo de 1.6. Además, algunos de los citados acuerdos de financiación incluyen provisiones de cash sweep bajo las cuales la compañía está obligada a utilizar el flujo de caja obtenido de los desarrollos ligados a dicha financiación para amortizar la deuda viva de dichos acuerdos de financiación.